Un gran impacto nos ha dejado el último capítulo de la serie Merlí con la muerte del profesor de Filosofía, el propio Merlí. En mi instituto, entre los alumnos, ha habido sorpresa y una cierta sensación de injusticia narrativa por “matar” al personaje principal para finiquitar la serie. Esto me ha hecho reflexionar de cómo, un profesor de Filosofía, puede llegar a sus alumnos e introducir en ellos la semilla del pensamiento, así como la similitud del personaje con la situación real de la asignatura en el currículum de la secundaria y bachillerato.

Merlí se puede ver en TV3, en La Sexta y Youtube

No volverá a haber una serie que enganche tanto a muchos adolescentes y que sepa utilizar el pensamiento y la reflexión para marinar las aventuras vitales de los protagonistas. La serie ha tenido altibajos argumentales pero creo que vale la pena destacar unos cuantos elementos que conforman la excepcionalidad de la trama y que se parece a la situación de la enseñanza de la Filosofía.

  1. Merlí es un profesor que con 60 años es desahuciado de su casa y trabaja como substituto en un
    Merlí, serie Filosofía

    instituto público.

  2. La precariedad laboral se suma a la dependencia de la generosidad familiar por lo que es acogido en casa de su madre.
  3. La conflictividad con su hijo y la complicidad con su madre. Papeles invertidos.
  4. La inestabilidad emocional y la firmeza en las convicciones propias.
  5. El ir contracorriente en su instituto lo que aporta un aire fresco en la comunidad educativa.
  6. La comprensión hacia sus peripatéticos (su clase de bachillerato) y, a la vez, su enfrentamiento social y educativo con el claustro de profesores e incluso con los padres.
  7. La conformación de muchos de los caracteres de los personajes juveniles a partir de las enseñanzas que aporta Merlí.

Ha sido una serie afortunada en una época de desánimo, de crisis económica y social, de falta de series abiertas y esperanzadoras pero con cargas de profundidad sobre los pilares de la sociedad. Una sociedad adormecida y que estaba sospechando que la Filosofía era una asignatura que se había convertido en una “maría” y que se le debería dar la última estocada legal para tirarla a la “papelera de la educación” (guiño para quien lo sepa interpretar). En Cataluña, a la vez que triunfaba la serie y los alumnos se interesaban por la asignatura se decidía darle una puñalada trapera convirtiéndola en una asignatura que perdía la relevancia que había tenido anteriormente en las pruebas de las PAU.

Pero para incredulidad de los capitostes de las PAU, los alumnos han reclamado en toda Cataluña su mantenimiento como prueba general a escoger entre la Historia o la Filosofía. Sorpresa, los alumnos de ciencias son los más interesados en su permanencia. Me temo que la Generalitat de Catalunya, concretamente la Secretaria d’Universitats, solo tiene una visión mercantilista y neoliberal de la educación, de la vida y de los estudiantes. Mejor se debería utilizar didácticamente la serie de Merlí para preparar cualquier Máster oficial de formación del profesorado.

Y a pesar de todos los esfuerzos por eliminar a la Filosofía de las aulas de secundaria y de las cabezas de los jóvenes, la Filosofía no ha muerto. Cada vez se habla más de ella y se mira con nostalgia los momentos reflexivos y de debate que se producían en las aulas.

La reflexión que he traducido del catalán, pero que también dejo en su primera versión catalana, me ha llegado al fondo de mi estado de ánimo ecléctico. La Filosofía no ha muerto y tiene muchas mentes que la utilizarán en sus vidas. Esta es la respuesta de una alumna (ella me ha dado su permiso) a un pequeño trabajo que les pedí a los de 1º de Bachillerato para las vacaciones de Navidad:

“Qué os puede aportar la Filosofía en el 2018”

Versión en castellano

1º C Bachillerato                               2018                                              Mireia Bestit Roca

FILOSOFÍA

Descubrir la Filosofía, conocer su sentido, para qué sirve y, a qué te puede ayudar, ha sido una de las cosas que este último año he empezado a aprender, y realmente me ha hecho cambiar, o mejor dicho, ha hecho cambiar la manera de pensar de mi cerebro.

Me ha ayudado a tener otro punto de vista y a plantearme dudas sobre cosas realmente complicadas de las que no puedes dejar de pensar y darle vueltas, ya que no encuentras una respuesta fija ni seria. Realmente la duda no es algo agradable, no saber las cosas no dar respuesta a las preguntas es un poco incómodo y estresante para un ser humano, pero puede llegar a convertirse en algo totalmente diferente. Dudar sobre algo que no se sabe y que probablemente durante tus años de vida nunca se llegue a conocer te lleva a los nervios, ya que no puedes encontrar una solución, pero a la vez te gusta pensarlo y no dejas de hacerlo porque quieres encontrar una solución y quieres darle un sentido. Incluso puedo llegar a pensar que dudar puede ser saludable. ¿Por qué tenemos que tener siempre los esquemas claros sobre las cosas? De esta manera no podríamos mirar más allá, sería todo muy aburrido, ya que todo tendría sentido, el hecho de pensar en cosas sin sentido, de lo que no estás seguro, personalmente hace la vida más distraída, divertida, emocionante ya la vez difícil, pero es que en el fondo son necesarias las dificultades y los problemas, ya que nos ayudan a aprender. El hecho de tener un bucle de preguntas sin respuesta es un bien para la especie porque es lo que nos ayuda a evolucionar.

Entender como Platón, Descartes, Aristóteles y muchos otros filósofos nos han ayudado a saber lo que tenemos a nuestro alrededor, cuestionándose muchas cosas de las que no encontraban solución es lo que hace que nosotros hoy en día con las condiciones que tenemos nos cuestionamos cosas que no sabemos. Podríamos llamarlo como la evolución del pensamiento.

La Filosofía me ha hecho dudar de mi alrededor y desconfiar de quien realmente confío. Dudar incluso de mí misma en el sentido de: ¿Quién soy realmente? ¿Qué hacemos en el mundo? ¿Qué es el mundo? ¿Y la vida? ¿Qué hay realmente detrás de todo lo que conocemos y vemos?  Personalmente aunque sean preguntas en suspensión y que no sean muy agradables de cuestionarte, son preguntas que dan sentido a la vida.

Estudiar Filosofía, probablemente es una de las cosas más importantes y una de las cosas con las que sí encuentro sentido aprender, porque puede ayudar a que tus problemas los veas diferentes y tengas más opciones, que conozcas mejor la realidad que te rodea y la verdad de ésta, ya que al fin y al cabo es una de las cosas más importantes, porque la vida te acompañará siempre.
Te ayuda a crecer como persona y a que tú le des sentido a las cosas que te rodean y a las que no les dabas importancia.

En conclusión, pienso que la Filosofía es algo que no debe perderse y no debería perderse nunca, más que nada porque es la base de todo, “el pensamiento“, es lo que nos hace crecer, pensar, es lo que hacemos desde el minuto cero de nuestra vida y es lo que nos acompañará hasta la muerte, el pensamiento, el hecho de pensar, de dudar, darle sentido o no darle a las cosas, es lo que hacemos a diario y la Filosofía, realmente ayuda que todo esto amplíe lo que sabes y lo que haces.

Pueden haber partes de la filosofía que no te gusten y que te sean pesadas de escuchar, pero en el fondo acabas descubriendo que también es importante saber sobre lo que no te gusta.

Y sí, realmente la Filosofía me gusta, porque siempre te ayuda y te enseña a crear tus propias opiniones, dudas y puntos de vista sobre la vida, a partir de los conocimientos y teorías tanto de filósofos como de científicos. Incluso creer en Dios no debe de suponer y personalmente, a mí, no me supone un inconveniente para poder estar rodeada de Filosofía, porque realmente la vida, es verdad que se basa en las matemáticas, pero también se basa en la Filosofía.

La versión original en catalán:

1r C Batxillerat                                     2018                                                      Mireia Bestit Roca

FILOSOFIA

Descobrir la Filosofia, conèixer el seu sentit, per a què serveix i, a què et pot ajudar, ha estat una de les coses que aquest darrer any he començat a aprendre, i realment m’ha fet canviar, o millor dit, ha fet canviar la manera de pensar del meu cervell.

M’ha ajudat a tenir un altre punt de vista i a plantejar-me dubtes sobre coses realment complicades de les que no pots deixar de pensar i donar-li voltes, ja que no trobes una resposta fixa, ni seria. Realment el dubte no és una cosa agradable, no saber les coses no donar resposta a les preguntes és una mica incòmode i estressant per a un ésser humà, però pot arribar a convertir-se en una cosa totalment diferent. Dubtar sobre alguna cosa que no se sap i que probablement durant els teus anys de vida mai s’arribi a conèixer et porta als nervis, ja que no pots trobar una solució, però a la vegada t’agrada pensar-ho i no deixes de fer-ho perquè vols trobar una solució i vols donar-li un sentit. Fins i tot puc arribar a pensar que dubtar pot ser saludable. Per què hem de tenir sempre els esquemes clars sobre les coses? D’aquesta manera no podríem mirar més enllà, seria tot molt avorrit, ja que tot tindria sentit, el fet de pensar en coses sense sentit, del que no estàs segur, personalment fa la vida més distreta, divertida, emocionant i alhora difícil, però és que en el fons són necessàries les dificultats i els problemes, ja que ens ajuden a aprendre. El fet de tenir un bucle de preguntes sense resposta és un bé per l’espècie perquè és el que ens ajuda a evolucionar.

Veure com Plató, Descartes, Aristòtil i molts altres filòsofs ens han ajudat a saber el que tenim al nostre voltant, qüestionant-se moltes coses de les quals no trobaven solució és el que fa que nosaltres avui en dia amb les condicions que tenim ens qüestionem coses que no sabem. Podríem anomenar-ho com l’evolució del pensament.

La Filosofia m’ha fet dubtar del meu voltant i desconfiar de qui realment confio. Dubtar fins i tot de mi mateixa en el sentit de: Qui sóc realment? Què fem en el món? Què és el món? I la vida?, què hi ha realment darrere de tot el que coneixem i veiem?  Personalment encara que siguin preguntes en suspensió i que no siguin molt agradables de qüestionar-te, són preguntes que donen sentit a la vida.

Estudiar Filosofia, probablement és una de les coses més importants i una de les coses amb les quals sí que trobo sentit aprendre, perquè pot ajudar que els teus problemes els vegis diferents i tinguis més opcions, que coneguis millor la realitat que t’envolta i la veritat d’aquesta, ja que al cap i a la fi és una de les coses més importants perquè la vida t’acompanyarà sempre.
T’ajuda a créixer com a persona i a què tu li donis sentit a les coses que t’envolten i a les que no li donaves importància.

En conclusió, penso que la Filosofia és una cosa que no s’ha de perdre i no s’hauria de perdre mai, més que res perquè és la base de tot, “el pensament“, és el que ens fa créixer, pensar, és el que fem des del minut zero de la nostra vida i és el que ens acompanyarà fins a la mort, el pensament, el fet de pensar, de dubtar, donar-li sentit o no donar-li a les coses, és el que fem diàriament i la Filosofia, realment ajuda que tot això ampliï el que saps i el que fas.

Poden haver-hi parts de la Filosofia que no t’agradin i que et siguin pesades de sentir, però en els fons acabes descobrint que també és important saber d’allò que no t’agrada.

I sí, realment la Filosofia m’agrada, perquè sempre t’ajuda i t’ensenya a crear les teves pròpies opinions, dubtes i punts de vista sobre la vida, a partir dels coneixements i teories tant de filòsofs com de científics. Fins i tot creure en Déu no ha de suposar i personalment, a mi, no em suposa un inconvenient per poder estar envoltada de Filosofia, perquè realment la vida, és veritat que es basa en les matemàtiques, però també es basa en la Filosofia.

Primer capítulo en castellano:

Merlí ha muerto, la Filosofía no y la reflexión de una alumna
Etiquetado en:                                    

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: